5 tips para redactar tu contrato de diseño web

Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La experiencia nos hace tener una mente y una visión más clara, por eso en este post te quiero dar unos tips para redactar tu contrato de diseño web. He cometido el error de trabajar en proyectos sin contrato alguno ya sea de diseño web o algo general y he salido perjudicado. Clientes que no dejan de pedir cambios, no entienden porqué deberán pagar más por añadir o cambiar determinadas cosas, y un sinfín de posibilidades que nos angustiarían a todos.

En este post quiero ayudarte a tener una visión más clara sobre los aspectos mas importantes a tener en cuenta para establecer las pautas de un contrato de diseño web. No pretendo ser tu asesor legal por que no soy abogado, solo te cuento mis experiencias y correcciones.Define claramente los objetivos e intenciones de tu trabajo.

1. Definir claramente los objetivos del proyecto

Define lo que entraría dentro del presupuesto y cúmplelo.

Debes enumerar absolutamente todo lo que vas a hacer por el cliente.

Si comienzas a prestar servicios o agregas características que no están en la declaración de trabajo, vas a establecer expectativas que resultarán en un aumento presupuesto o un cliente insatisfecho.

De esta manera si recibes un correo del cliente solicitando cambios no contemplados en el contrato, entenderá el motivo por el que el presupuesto aumente.

Si tu declaración de trabajo omite algunas cosas que terminas haciendo de todos modos, estás abriendo la puerta para que el proyecto se acabe cayendo.

Anticípate a las áreas de escape potencial y enumera lo que no está incluido en el proyecto.

Si bien la mayoría de los desarrolladores son bastante buenos para incluir lo que entraría en el presupuesto, muy pocos declaran explícitamente lo que está fuera del alcance.

Este es un tremendo error.

Desafortunadamente, la experiencia es la única forma de aprender qué debe marcarse explícitamente como fuera de alcance, pero aquí hay algunos elementos que marcamos como excluidas del proyecto con bastante regularidad:

  • Listado de más de x número de productos para tiendas de comercio electrónico
  • Investigación de palabras clave y redacción de etiquetas de título y meta descripciones (a menos que el cliente pague por ellas)
  • Revisión de la copia que proporciona el cliente (especialmente cuando se trata de un rediseño de un sitio web existente que reutiliza la copia)
  • Cambios de diseño una vez que las maquetas hayan sido aprobadas y hayamos comenzado a construir
  • Organización de contenido como fotos y copia. Si está tratando con un sitio web que tendrá cientos de páginas, lo cual es extremadamente común cuando se trata de sitios de comercio electrónico, es responsabilidad del cliente asegurarse de que todo esté bien organizado.

Explique a su cliente cómo llevará la gestión en caso de necesitar modificaciones extra no incluidas.

Es crucial tener una cláusula que describa cómo manejaría las peticiones extra.

Tu cliente no es desarrollador. No necesariamente entiende lo complicado que puede ser volver y rehacer algo que ya ha comenzado, que suele ser el caso cuando hay cambios a mitad de proyecto.

Al comenzar un proyecto con una clara visión de que habrá costes adicionales si se solicitan nuevas características, es muy poco probable que su cliente se enfade si le dice que habrá un pequeño cargo adicional por su nueva y mejor idea.

2. Agilice el proceso de revisión y aprobación

Establezca un número máximo de revisiones y cómo deben ser llevadas a cabo por parte del cliente.

Incluya una cláusula que otorgue un número específico de días para que un cliente revise los diseños y se comunique contigo.

Da por «aprobado» el diseño después de que hayan pasado X días. Puedes pensar que el cliente será reticente en esto pero no suele ser el caso.

Establecer estas cláusulas de tiempo harán que tus clientes se movilicen

Al establecer cláusulas de aprobación en tu acuerdo, le dará al cliente una buena razón para responderte. Nuestro acuerdo generalmente le da al cliente un margen de 7 a 14 días hábiles para aprobar maquetas de diseño; una vez que ha expirado, el diseño se considera aprobado.

¿Cuántas revisiones tiene derecho a tener un cliente?

Primero, si no puedes entregar diseños satisfactorios en 5 a 7 revisiones, estás haciendo algo mal o deberías haber visto las banderas rojas incluso antes de comenzar el proyecto.

La verdadera razón para establecer un límite en las revisiones no es hacer que los clientes aprueben las maquetas con las que no están contentos, sino mantener al cliente organizado.

Sin un límite en las rondas de revisiones, prácticamente se garantiza una muerte por 1000 correos electrónicos. Una vez que un cliente sabe que está «usando» una ronda de revisiones, es más probable que revise el diseño a fondo y le envíe una lista completa de solicitudes que se pueden manejar de una vez. También puede incluir una cláusula que estipule que todas las revisiones se expondrán en un correo electrónico, todas a la vez, y no por partes en varios correos electrónicos.

3. Protégete en caso de que el proyecto vaya a terminar de forma repentina

Ser compensado por las horas trabajadas

Cuando los clientes desean rescindir nuestro contrato, aceptan compensarnos por las horas que hemos dedicado a él. Deberías tener una cláusula similar en su contrato, y deberías estar rastreando las horas dedicadas, aunque solo sea con el propósito de la gestión de operaciones y su contabilidad.

Dicha cláusula puede evitar que pierdas dinero y pierdas tiempo si el cliente decide cancelar el proyecto. Esto sucede con bastante frecuencia, sin embargo, estas cláusulas están extrañamente ausentes de muchos acuerdos de desarrollo web.

Usamos Google Sheets para el seguimiento del tiempo. Lo bueno de esto es que puede ser utilizado por todo su equipo, puede configurarlo para que sea visible por el cliente, y tiene una marca de tiempo, por lo que es un poco más confiable de lo que dice que trabajó X cantidad de horas.

Qué pasa cuando alguna de las partes incumple el contrato de diseño web

Si cualquiera de las partes acusa a la otra de incumplir el contrato, debe haber una cláusula que permita a la parte acusada abordar la infracción dentro de los 30 días.

4. Protégete a ti mismo frente a infracciones de Copyright

En la mayoría de los casos, no tienes que preocuparte por tal infracción flagrante de derechos de autor. El tipo de infracción que es más probable que encuentres es en forma de fotos que tu cliente sacó de una búsqueda de imágenes de Google e incluyó en los activos para ir a su nuevo sitio web.

Deberías tener algún tipo de cláusula que lo proteja en caso de que su cliente le proporcione activos que infringen los derechos de autor.

Estos son solo unos consejos útiles de experiencias vividas con clientes que espero que te puedan ser útiles. Si te ha gustado el post compártelo y te recomiendo que te suscribas a mi canal de youtube con contenido útil del mundo del diseño web y especialmente WordPress.

Te recomiendo encarecidamente que revises mis post sobre los mejores plugins gratis de wordpress y sobre cuáles son las mejores plantillas para tu web en wordpress

¡Deja tu opinión!

Cristian Montesinos Alonso

Cristian Montesinos Alonso

Diplomado en Diseño Gráfico/Web, MKT Digital y Creatividad Publicitaria Ayudando a pequeñas y grandes empresas a mejorar su presencia online desde el 2013. En constante aprendizaje y renovación, auto didacta. Con un estilo perfeccionista y detallista. Además también cuento con una Doble Especialización en Diseño Gráfico y Creatividad Publicitaria y un Experto Universitario en Creación Web, Comunicación y Marketing 2.0. He trabajado de freelance o con agencia de publicidad con clientes como: Parque Warner, Thales España, Bodegas Faustino, BBVA, Orange, Ikea, Bp...
Divi WordPress Theme

Últimos Blogs

Sígueme en redes

Video Semanal

newsletter-image-cristianmontesinos

Una Newsletter hecha con mimo para gente al frente del diseño digital, tecnología y empresas creativas.

Únete a una comunidad devoradora de contenido que crece y se nutre cada semana.